Dulces que debes descubrir

Stroopwafels_01

¿A quién le amarga un dulce? Esta es la pregunta que muchos nos hacemos cuando se apoderan de nosotros las ganas inmensas de probar azúcar, como si no fuéramos capaces de continuar el día antes de disfrutar de este pequeño placer. Pero, ¿qué solemos elegir para satisfacer el ansia? Existen multitud de dulces desconocidos por la mayoría, que son artesanos, naturales y que tienen un sabor mucho más característico que una simple galleta o una común magdalena. A continuación os presentamos algunos:

Amelias: son hojaldres de mantequilla artesanos rellenos de cabello de ángel natural. Esponjosos, muy ligeros y perfectos para acompañar al café. Javier Losada, de Hojaldres Nazaré, es el repostero leonés que les da forma.

Nicanores de Boñar: aunque cada vez va adquiriendo más fama, sigue siendo un dulce que sorprende a quienes lo prueban. Es también un hojaldre artesanal cuya receta centenaria de Nicanor Rodríguez guarda un secreto que solo conoce la familia, que ha ido heredando la fábrica de nicanores. Por tanto, no intentéis hacerlo porque no os va a salir igual que los originales. Estos hojaldres son sumamente delicados, nada pesados, y están recubiertos de azúcar. La mejor forma de disfrutarlos es bañándolos en un poquito de chocolate negro fundido. Simplemente deliciosos.

Stroopwafels: no solo España tiene buenos dulces; en este caso, Holanda nos deja los stroopwafels, un dulce compuesto por dos láminas de galleta unidas por caramelo (no obstante, también hay stroopwafels con otros rellenos). El truco para disfrutar de ellos es el siguiente: se debe colocar cada par encima de la taza de café o té caliente durante 1 minuto. De esta forma, el calor derretirá el caramelo que contiene el stroopwafel. Una idea original para sustituir las típicas pastas de té.

Sorbitos de chocoliva: este es el colmo de la originalidad, donde se unen dos maravillas de la naturaleza: el chocolate y el aceite de oliva. Son unos vasitos de chocolate negro en los que se vierte un poquito de aceite de oliva virgen extra. Además, van acompañados por ingredientes como sal, plátano liofilizado o chile seco, lo cual contribuye a hacer aún más placentera la experiencia de probarlos. Los sorbitos de chocoliva son, también, una idea divertida para compartir con tu pareja o con tus amigos.

Estos son tan solo 4 de los muchos dulces originales que existen, y de los cuales os hablaremos más adelante en este blog. De momento, tenéis deberes: probar los cuatro y decirnos cuál os ha gustado más.

 

Paula Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *