Hoy recomendamos… Cecina de chivo entrecallada (León)

chivo

Buenos días a todos. Hoy estrenamos esta pequeña sección, “Hoy recomendamos“, cuyo objetivo será acercaros los platos más típicos de diferentes regiones e incluso países. En ella trataremos de abrir el abanico y no quedarnos en los platos más conocidos, sino indagar en las recetas igual de representativas pero quizá menos extendidas. Y, como no podía ser de otra manera, empezamos con nuestra tierra, el origen de DeliK2: León.

La gastronomía leonesa cuenta con una amplia variedad de productos, eso es indudable. En cuanto pensamos en León se nos viene a la cabeza “cuchara”, “guisos”, “embutidos”, y un largo sinfín de palabras que a muchos nos hacen babear solo de imaginarlas. Hoy queremos acercaros un plato típico de una región de León, Vegacervera: la cecina de chivo.

¿Qué es la cecina de chivo?

León es la cuna de la cecina, y Vegacervera lo es de la cecina de chivo. Resulta un plato de fácil preparación, con un altísimo aporte energético y, sobre todo, delicioso. Eso sí, dosificad su consumo, si podéis… Pero vamos por partes. ¿Qué es el chivo? El chivo es la cría de la cabra, desde que no mama hasta que llega a la edad de procrear (definición según la RAE). La cecina de chivo puede elaborarse de dos maneras: la pata trasera, que se cura y se lonchea para consumir en crudo; y el resto de elementos, que son los que conforman la cecina de chivo entrecallada, cocidas con la longaniza del animal.

La preparación de la cecina de chivo entrecallada es relativamente sencilla: se pone a remojo un día antes; se coloca en la olla junto con la longaniza, cubiertas de agua; se cuece entre 1 hora y cuarto y 1 hora y media; y se emplata. Sin embargo, el “yoquesequé” que le dan en Vegacervera hace que la suya sea inigualable…

En cualquier caso, no dejéis de probar este manjar tan exquisito y representativo de la gastronomía leonesa. Y  tranquilos, aún nos queda mucho que recomendaros sobre la misma y sobre muchas otras, no desesperéis. Mientras tanto, sed felices.

Paula Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *